La unidad de recuperación funcional del Hospital de la Cruz Roja (Madrid) ha renovado sus instalaciones, según ha informado el Gobierno regional en una nota de prensa. El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha visitado esta unidad del hospital madrileño, un centro con 100 años de historia.

Durante su visita a la unidad de recuperación funcional del Hospital de la Cruz Roja, el consejero de Sanidad ha estado acompañado por el director gerente, Manuel Ballarín. Este hospital se inauguró en 1918 como hospital-escuela. Este centro, que tenía una doble finalidad, asistencial y formativa; abrió sus puertas en agosto de ese año acogiendo a los primeros pacientes y a las primeras alumnas del cuerpo de enfermeras profesionales, explica la Comunidad de Madrid.

En la actualidad, este hospital madrileño cuenta con 2 áreas de atención, explica el Gobierno regional. Por un lado, dispone del área de atención al mayor, que incluye los servicios de Geriatría y Medicina Interna, y que incluye hospitalización, atención en consultas y hospitales de día. Por otro lado, cuenta con un área quirúrgica, responsable de las más de 10.000 intervenciones que practica este hospital al año.

La especialidad de Geriatría en Madrid, explica la nota de prensa, se inició en el Hospital de la Cruz Roja. La primera sección de Geriatría se puso en marcha en 1953 y el Servicio de Geriatría comenzó a funcionar en 1961. La formación de residentes se inició en 1978. Además de destacar por la unidad de recuperación funcional, este hospital fue pionero en abrir una unidad geriátrica de media instancia.

Nueva unidad de trabajo multidisciplinar

El hospital cuenta en estos momentos con 154 camas, 9 quirófanos, 45 puestos disponibles en hospitales de día y 52 locales de consulta. Las áreas de hospitalización, médica y quirúrgica registraron, en 2017, 30.611 estancias y 12.000 más en los hospitales de día. Se realizaron 10.895 intervenciones quirúrgicas y un total de 105.772 consultas, de las que casi el 50 % fueron primeras consultas.

En cuanto a la unidad de recuperación funcional, su finalidad es promover la recuperación del paciente mayor que ha sufrido una pérdida de algún tipo de función por una enfermedad aguda (ictus, fractura de cadera, cirugías, complicaciones médicas…). La reforma de la unidad ha permitido equiparla para el trabajo multidisciplinar geriátrico y rehabilitador.

Con esta unidad se busca que el paciente que ingresa pueda volver a su domicilio con el problema resuelto y en similares condiciones de nivel de cuidados con el que ingresó, aclaran desde el Hospital de la Cruz Roja. Asimismo, se potencian los autocuidados durante el ingreso para facilitar la transición en el alta a su domicilio.