Los aspectos nutricionales son esenciales. Así, cambios en los horarios y la cantidad de comida durante la Navidad puede afectar a la salud de las personas mayores al tratarse de comidas abundantes que dan lugar a digestiones más pesadas y lentas. El jefe de Gestión Asistencial de Sanitas Mayores ha subrayado la importancia de que las comidas sean equilibradas y variadas.

Asimismo, considera necesario que se trate de alimentos gastronómicamente apetecibles para que puedan disfrutar sin que una mala digestión “les arruine la velada”. Por otro lado, este especialista ha recordado que el aporte calórico extra contribuye a mejorar la prevención de problemas asociados al frío, como afecciones cardiovasculares, respiratorias y reumatológicas.

Para evitar complicaciones en la salud de las personas mayores, desde Sanitas Mayores recomiendan aumentar la frecuencia del lavado de manos, protegerles de los cambios bruscos de temperatura, ventilar los espacios concurridos y utilizar prendas de abrigo adaptadas. En lo que respecta a la salud psicológica, aconsejan hacerles partícipes de las actividades para potenciar no solo el estado de ánimo positivo, también la estimulación cognitiva.