Se trata, según Carmen Montón, de un manual “breve, de fácil consulta y utilidad práctica”, que abarca todo el proceso de atención a estos pacientes, desde la sospecha y confirmación del diagnóstico hasta los cuidados paliativos. "El objetivo es ofrecer a los pacientes y a sus cuidadores una atención integral basada en la evidencia y las buenas prácticas”, resume la consejera en una nota de prensa.

La guía, que se ajusta a los objetivos del IV Plan de Salud de la Comunidad Valenciana, tiene en cuenta, por ejemplo, cuestiones legales y de respeto a la autonomía del paciente, tales como la voluntad anticipada, la evaluación de la competencia para disponer de sí mismo y sobre sus bienes, o la sospecha de maltrato al enfermo de alzhéimer. En este sentido, el texto contiene indicaciones expresas sobre los procedimientos judiciales que debe emprender el profesional sanitario.

Por otro lado, la guía aborda los tratamientos farmacológicos y no farmacológicos del alzhéimer; entre estos últimos: la musicoterapia, terapias de reminiscencia, técnicas de comunicación, terapia con animales de compañía, programas de actividad física y tiempo de ocio, o la estimulación cognitiva con terapias de orientación a la realidad. El manual contiene también un apartado dedicado a los cuidados paliativos que recoge cuestiones como la alimentación, la hidratación, o el alivio del dolor.

Cada una de estas cuestiones afecta no solo al paciente, sino también a su entorno y especialmente a quienes ejercen el papel de cuidadores. Estas personas, “que dedican tiempo y energía al enfermo por un periodo prolongado, sin compensación económica, a veces sin preparación y, a menudo, en un contexto emocional de implicación con la persona atendida”, pueden llegar a sufrir altos niveles de estrés. En este sentido, la guía también recomienda la implementación de sesiones formativas y de apoyo emocional al cuidador.