El convenio firmado entre la Consejería de Salud de Navarra y el Colegio de Fisioterapeutas de esta comunidad autónoma brindará atención contra la fragilidad. El consejero de Salud de Pamplona, Fernando Domínguez, y la presidenta del Colegio de Fisioterapeutas, Ana Jiménez, han sido los encargados de firmar el documento entre las 2 instituciones.

El convenio tiene 3 años de vigencia para reforzar la colaboración en los ámbitos de cooperación, especialmente en lo relacionado con la prevención y atención a la fragilidad. El documento establece que ambas instituciones comparten la necesidad de impulsar un modelo de atención más racional y multidisciplinar, con una atención integrada, proactiva y personalizada, según los niveles de necesidad para lograr mejores resultados de salud.

El convenio alude también a la necesidad de promover alianzas con todos los profesionales sanitarios y agentes sociales de la Comunidad Foral, en especial con los colegios y asociaciones profesionales, con el objeto de elevar el nivel de salud de la población navarra. Ambas partes comparten la apuesta por una asistencia sanitaria universal.

Ambas instituciones indican que el convenio también promueve un modelo asistencial orientado al paciente en el marco de una gestión pública. En este sentido, el departamento de Salud se compromete, entre otras cuestiones, a impulsar una atención sanitaria más integral y a desarrollar estrategias de prevención.

Se compromete, asimismo, a impulsar el desarrollo profesional y la formación continuada de los fisioterapeutas, la ampliación de sus competencias, y a garantizar la representación de este colectivo en las diferentes comisiones técnicas que tengan relación con sus funciones.

Por su parte, el Colegio de Fisioterapeutas promoverá la implicación de los profesionales en el desarrollo de un sistema sanitario universal, eficiente y en la colaboración con el Gobierno  en el despliegue de estrategias de educación en salud e intervención comunitaria. Se trata de favorecer el autocuidado, la implicación activa y la corresponsabilidad de los ciudadanos en el cuidado de su propia salud, con particular atención al fomento del ejercicio terapéutico.