Según explica el autor principal del estudio, Stuart Phillips, en una nota de prensa, hasta ahora se había demostrado la utilidad de una serie de ingredientes nutricionales aislados –suero, creatina, vitamina D, calcio y aceite de pescado– para combatir la sarcopenia en ancianos, pero “es la primera vez que se combinan en un solo suplemento y se prueban para este propósito”.

El trabajo, publicado en la revista PlosOne, se basó en la experiencia de un grupo de voluntarios varones mayores de 70 años que, durante 6 semanas, consumió el suplemento nutricional sin llevar a cabo un régimen de ejercicio y otro grupo de ancianos con las mismas características al que se le administró placebo. Pasadas las 6 semanas, ambos grupos comenzaron 12 semanas de entrenamiento progresivo en resistencia e intensidad 2 veces por semana.

“Muchos piensan que los ancianos no pueden hacer este tipo de ejercicios, pero es falso, elegimos esa combinación para obtener un beneficio máximo en términos de fitness y fuerza muscular”, explica el coautor Gianni Parise. Según los investigadores, en el primer periodo, el suplemento nutricional favoreció la ganancia de unos 700 gramos de masa corporal magra. Esta cifra equivale a la que habrían perdido en un año debido a la sarcopenia propia de la edad.

“Cuando se combinó el suplemento nutricional con ejercicio, los ancianos ganaron fuerza muscular en comparación con sus homólogos del grupo placebo”, aseguran Phillips y Parise. “Claramente el deporte es clave en la salud nuestros ancianos”, señala la doctoranda Kirsten Bell, “pero el suplemento nutricional, solo o combinado, puede aportar grandes beneficios contra la sarcopenia”.