La investigación, publicada en Nature Medicine y recogida por Infosalus, se inició ensayando en un nematodo C. Elegans, un gusano que envejece en un periodo de entre 8 y 10 días. Al aplicar la urolitina A sobre el nematodo C. Elegans, los investigadores comprobaron que la esperanza de vida aumentó más de un 45% en relación con el grupo de control.

Uno de los desafíos en la lucha contra el envejecimiento es controlar la capacidad de reciclaje de las mitocondrias, los orgánulos celulares responsables de proporcionar energía a las células. Al envejecer, las mitocondrias no son capaces de llevar a cabo su función y terminan por acumularse en la célula provocando una degradación que afecta a la salud de muchos tejidos.

La urolitina A es capaz, por si misma, de restablecer la capacidad de la célula para reciclar los componentes de la mitocondria defectuosa. Es una sustancia natural 100% y la única que se conoce hasta el momento que puede llevar a cabo el proceso de limpieza mitocondrial. Tras probar la urolitina A con el nematodo C. Elegans, los investigadores lo ensayaron con ratones.

Los resultados de la urolitina A en la lucha contra el envejecimiento en ratones también resultaron esperanzadores. Según recoge Infosalus, en los ratones también se observó una reducción importante en el número de mitocondrias, por lo que dedujeron que se había producido un sólido proceso de reciclaje de las células.

Tal y como han aclarado los investigadores, la granada por sí sola no contiene la urolitina A. Esta molécula se produce una vez que entra en contacto con los microbios intestinales. Por lo tanto, su beneficio dependerá del microbioma intestinal de cada persona. Para solucionar esta situación, los investigadores han desarrollado un método para administrar dosis calibradas de urolitina A.