El experto subraya que durante el embarazo es esencial reforzar los cuidados de la salud bucodental, puesto que los dientes se vuelven más sensibles y aumenta el riesgo de sufrir caries y problemas de encías, a través de los cuales se podrían estar transmitiendo bacterias patógenas al bebé que se lleva en el vientre.

Camañas afirma que, pese a que la salud bucodental de la madre puede influir en la salud del futuro bebé, estudios de la SEPA (Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración), señalan que solo el 40% de las mujeres embarazadas afirma que acudirían al dentista si se lo prescribiese su ginecólogo. “Estos datos son preocupantes, debido a que existe una relación directa entre las enfermedades periodontales, el parto prematuro y el bajo peso del bebé al nacer. De acuerdo con esta relación, el feto podría nacer antes de la semana 37 de embarazo y pesar una media de 50 gramos menos de peso”, indica el experto.

Los problemas bucodentales más recurrentes durante el embarazo suelen ser la gingivitis del embarazo, la inflamación y el sangrado de las encías, entre el 30 y el 35% de las embarazadas sufren este tipo de patologías durante la gestación. Además, las mujeres embarazadas son más propensas a desarrollar caries, ya que durante esta etapa se consumen mayores niveles de carbohidratos y, las náuseas o vómitos aumentan el nivel de ácidos en la boca, lo que afecta directamente al esmalte del diente, según el director médico.