cambios hormonales

Los cambios hormonales en las mujeres afectan a su salud bucodental. Según destacan expertos en la materia, el aumento de las hormonas femeninas provoca un mayor flujo de sangre en las encías, las hace más sensibles y favorece una reacción que produce una mayor irritabilidad. Además, cuando los niveles hormonales son altos, las mujeres son más sensibles a la presencia de placa y bacterias alrededor de las encías.

En este sentido, los especialistas recuerdan que si las encías se hinchan y sangran, aparecen llagas bucales. Además, recuerdan que si las glándulas salivares se inflaman es posible que las hormonas tengan la culpa. Estos síntomas deberían desaparecer cuando finaliza el periodo. Si no es así, el incremento de sangrado de las encías es señal de otra cosa.

Embarazo

Por otro lado, los facultativos aseguran que durante el embarazo, las hormonas femeninas están hiperactivas. A menudo, algunas mujeres desarrollan gingivitis del embarazo, una forma moderada de enfermedad de las encías que hace que se enrojezcan, duelan y estén delicadas. Esta situación es más común entre el segundo y el octavo mes de embarazo.

Cuando una mujer quiere quedarse embarazada, se recomienda visitar al dentista para realizarse un chequeo y tratar preventivamente cualquier problema.

Cuando una mujer quiere quedarse embarazada, se recomienda visitar al dentista para realizarse un chequeo y tratar preventivamente cualquier problema. Durante el embarazo, sus dientes y encías necesitan de una atención especial. Por lo tanto, deben cepillarse regularmente y utilizar el hilo dental, comer una dieta equilibrada y visitar a su dentista regularmente para reducir los problemas dentales que acompañan al embarazo.

Xavier Rodríguez, doctor maxilofacial, y Ana Molina, endocrinóloga, señalan que “la infección y sangrado de las encías podría ser un factor de riesgo para el embarazo. Esta enfermedad se asocia con el parto prematuro y el bajo peso del bebé al nacer”. En este sentido, recalcan que la periodontitis estaría asociada a la liberación de unos mediadores celulares llamados prostaglandinas, responsables de las contracciones del parto. Así lo recoge el libro Salud bucal en la mujer. Prevención a lo largo de la vida, editado por la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA).

Menopausia

La menopausia supone un cambio enorme para la vida de una mujer y para su boca, incluyendo la alteración del gusto, sensaciones de ardor en la boca y una mayor sensibilidad. Lo que se come puede marcar la diferencia cuando se trata de la sequedad de boca. “Hay que evitar alimentos salados, picantes, pegajosos y azucarados, así como alimentos secos que sean difíciles de masticar. El alcohol, el tabaco y la cafeína también pueden empeorar la boca seca”, añaden los especialistas. Finalmente, aconsejan a las mujeres con menopausia dormir con un humidificador en la habitación para mejorar estas molestias.