De acuerdo con la encuesta, los ginecólogos consideran el ácido fólico como uno de los suplementos alimenticios más indicados durante el primer trimestre de embarazo y en las etapas previas. Esta vitamina “cumple un rol muy importante en el desarrollo del sistema nervioso, un proceso que tiene lugar en los primeros días de gestación”, justifica el laboratorio. El ácido fólico “puede contribuir a evitar muchos casos de malformaciones congénitas”, argumentan.

Durante el segundo y tercer trimestre, los ginecólogos encuestados destacaron la importancia del hierro, debido, según la farmacéutica, al riesgo de anemia en estas etapas. “La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que más de un 40% de las embarazadas sufre anemia”, recuerdan los autores del sondeo. En los últimos 6 meses de embarazo, los complementos alimenticios de elección son los de yodo. “Este elemento contribuye al buen funcionamiento de la glándula tiroides”, explica la empresa farmacéutica. La falta de yodo durante el embarazo puede provocar hipertensión en la madre y problemas en el desarrollo cerebral feto.