El estudio, publicado en Biological Psychiatry y dirigido por Hanan El Marroun, del departamento de Psiquiatría de la Infancia y Adolescencia de la Universidad Erasmo de los Países Bajos, escogió a una cohorte de niños de entre 6 y 8 años. Estos fueron examinados por resonancia magnética, y la exposición prenatal a cannabis se detectó mediante autotonificación y análisis de orina.

Para estar informados sobre el consumo de tabaco o droga de la madre, se utilizaron cuestionarios en cada trimestre, y se crearon 3 grupos. El primero estaba formado por 54 niños cuyas madres no habían fumado hierba durante la gestación; el segundo, por 96 niños cuyas madres consumían solo tabaco; y el tercero, por 113 niños cuyas madres no fumaban nada.

Los autores afirmaron que el consumo prenatal de cannabis está asociado al de tabaco durante la gestación. Después de comparar a niños expuestos con los no expuestos, se llegó a la conclusión de que el primer grupo tenía un volumen global del cerebro más pequeño, unas cortezas frontales más espesas, una zona frontal más gruesa en el hemisferio izquierdo y un hemisferio derecho más grueso.

La relación que existía entre exposición al cannabis y la corteza cerebral más gruesa fue importante hasta después de analizar variables como la educación materna, el consumo de alcohol, las alteraciones mentales de la madre, los ingresos económicos de la familia o el peso del bebé al nacer, entre otros.

Este estudio demostró que las niñas expuestas al opioide eran más agresivas y tenían más problemas de atención, relación que se mostró más evidente en los niños a medida que crecían. Otras investigaciones realizadas con anterioridad señalaban que los expuestos al cannabis tenían peor memoria y razonamiento visual o abstracto.

Limitaciones del estudio

Un aspecto a tener en cuenta es que el estudio solo evaluó el cerebro en un momento, razón que impide establecer conclusiones sobre cómo habría sido la evolución neurológica de los participantes. Además, el consumo de hierba solo se analizó en el primer trimestre de gestación, razón que hace que sea necesario seguir investigando.