“Los beneficios de los corticosteroides prenatales eran superiores en aquellos bebés nacidos en gestaciones más cortas, incluso los bebés de menos de 28 semanas de duración para los cuales hay menos datos disponibles de ensayos aleatorios controlados”, explica en un comunicado de la universidad Wally Carlo, investigador principal del estudio y director de la División de Neonatología de la UAB.

Los investigadores analizaron los datos de 117.941 niños nacidos entre las 23 y las 34 semanas de gestación durante un periodo comprendido entre los años 2009 y 2013 en 300 unidades de cuidados intensivos neonatales (UCIN) de Estados Unidos. La mortalidad y las enfermedades graves se analizaron en relación a la edad gestacional y la exposición a los corticosteroides prenatales.

Menor mortalidad y enfermedades críticas

Los investigadores realizaron un ajuste de otros factores que pudieran estar vinculados tales como el peso al nacer, el sexo, el tipo de parto y la presencia de nacimientos múltiples. Los resultados mostraron que la exposición a los corticosteroides prenatales se asociaba con una tasa significativamente menor de muerte antes del alta hospitalaria en comparación con los niños que no habían sido expuestos a dichos fármacos.

Asimismo, encontraron que el número de niños a los que era necesario tratar con corticosteroides prenatales para prevenir una muerte antes del alta aumentaba de 6 a (23 y 24 semanas de gestación) a 798 (a las 34 semanas de gestación). Ello sugiere que los bebés nacidos en edades gestacionales más bajas se benefician más de este tratamiento, incluso los nacidos a las 23 semanas.

“La exposición prenatal a los corticosteroides, en los niños nacidos entre las 23 y las 34 semanas comparados con los que no estuvieron expuestos, se relacionó con una mortalidad y morbilidad más baja en la mayoría de las gestaciones”, explica Travers, investigador del estudio.