El aumento del “turismo reproductivo” ha sido especialmente destacado en Barcelona, según se ha puesto de manifiesto durante la reunión anual de la ESHRE (Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología). Según recoge la agencia EFE, en Cataluña se hacen más de 17.000 tratamientos de reproducción  asistida al año, un 53% de ellos a mujeres extranjeras.

Según han detallado los expertos durante la reunión anual de la ESHRE, esta cifra aumenta cada año. En este encuentro, considerado uno de los más importantes del campo de la reproducción humana y embriología, han participado más de 10.000 ginecólogos de todo el mundo. Además de poner de manifiesto el aumento del “turismo reproductivo” los asistentes han abordado otros temas como la donación de óvulos.

En este sentido, se ha destacado que España es el país más activo de Europa en reproducción asistida. Asimismo, España también destaca por la cantidad de donaciones de óvulos que se registran, aportando un 45% de todas las europeas. Por lo general, la recepción de óvulos se recomienda a parejas con problemas de esterilidad, a mujeres jóvenes con enfermedades como la menopausia precoz o que han decidido someterse a un tratamiento de quimioterapia.

Con relación al “turismo reproductivo” la ESHRE ha explicado que el atractivo de Barcelona se debe a varios factores entre los que citan el nivel de la tecnología que aplican las clínicas locales, las elevadas tasas de éxito, y la diferencia de legislación con otros países puesto que ofrece una gama más amplia de tratamientos.

La tecnología que emplean las clínicas de Barcelona es principalmente la incubadora time-lapse que permite realizar un seguimiento pormenorizado del desarrollo de los embriones sin necesidad de manipularlos. Además de esta técnica, se emplea el diagnóstico genético preimplantacional que ayuda a identificar anomalías genéticas en el embrión antes de su transferencia al útero materno.

Estas tecnologías avanzadas son uno de los reclamos del “turismo reproductivo” en Cataluña, han recalcado los expertos en el ESHRE. A esto hay que sumarle que la legislación española posibilita técnicas que no están permitidas en las leyes de otros países, como por ejemplo las parejas femeninas que desean conseguir un embarazo por el método de maternidad compartida (ROPA).

Uno de los países que demanda esta técnica es Francia. “Recibimos muchas consultas para este método de mujeres de países donde las leyes no permiten este tipo de tratamientos. Francia es uno de los principales países de donde vienen muchas pacientes dada su situación legal y su cercanía con España”, ha explicado Luis Zamora, director de la Clínica Barcelona IVF.