gestación subrogada

Se acercan las elecciones generales en España y con ella salen a la luz temas candentes como la gestación subrogada. Su legalización es uno de los grandes asuntos de actualidad en la campaña electoral. Ciudadanos es el único partido claramente a favor de la gestación subrogada. Por el contrario, Vox y PSOE están en contra, mientras que el Partido Popular y Podemos muestran una posición más ambigua. En países como Alemania, Francia o Italia está prohibida esta práctica, mientras que Bélgica, Países Bajos o Portugal sí la permiten.

La mejor opción es «cubrirlo por la seguridad social con el fin de permitir el acceso a la gestación subrogada a todas pacientes necesitadas, sin excluir las económicamente desfavorecidas».

En este sentido, Jan Tesariki, especialista en reproducción asistida, recuerda que este debate sobre la gestación subrogada se debe a cuestiones “ideológicas y electoralistas”. A su juicio, no aborda los verdaderos problemas derivados de autorizar o no esta técnica. Para Tesariki admitir la gestación subrogada “altruista y prohibir la remunerada para evitar el abuso de mujeres pobres por parejas ricas suena noble. Sin embargo, ¿cómo impedir que la gestante subrogada reciba dinero por debajo de la mesa?”, se pregunta.

Asimismo, Tesariki recuerda que “sería más transparente regular el coste justo”. Para el especialista la mejor opción es “cubrirlo por la seguridad social con el fin de permitir el acceso a la gestación subrogada a todas pacientes necesitadas, sin excluir las económicamente desfavorecidas”.

No a la consanguineidad

Ciudadanos recomienda realizar la gestación subrogada “en condiciones de igualdad, dignidad y ausencia de lucro, expresivas de la más intensa solidaridad entre personas libres e iguales”. Sin embargo, también señala que “la mujer gestante por subrogación no podrá tener vínculo de consanguineidad con los progenitores subrogantes”. Tesariki destaca que en la gestante “podemos encontrar un grado más intenso de solidaridad y no tiene sentido aplicar el vínculo de consanguineidad como un criterio de exclusión”.

La mujer gestante por subrogación no podrá tener vínculo de consanguineidad con los progenitores subrogantes.

En su opinión, Ciudadanos es el único partido que trata la cuestión de una manera “seria y constructiva”. A su juicio, lo más importante es “proteger tanto a la madre subrogada como al niño”. Por esta razón, el facultativo incide en que esto es posible evitando embarazos múltiples, relacionados con partos prematuros, trasfiriendo un solo embrión seleccionado mediante el cribado genético preimplantacional y hacer este cribado con técnicas no invasivas.

Gestación subrogada en el mundo

En un trabajo reciente, el doctor Jan Tesarik analizaba la legislación sobre la gestación subrogada en 47 países del mundo. Dentro de la Unión Europea, España, Alemania, Austria, Finlandia, Francia e Italia figuran entre los que la prohíben. Mientras que se autoriza en Bélgica, Chipre, Dinamarca, Grecia, Hungría, Irlanda, Países Bajos, Portugal, Reino Unido y República Checa. También es legal en Sudáfrica, Argentina, Armenia, Australia, Brasil, Canadá, Colombia, Georgia, Irán, Israel, Kazajistán, México, Nueva Zelanda, Panamá, Rusia, Tailandia, Ucrania y Vietnam.  En Estados Unidos, la legislación varía según cada estado.

Sin embargo, existen varios matices que condicionan la posibilidad de la gestación subrogada en diferentes países. Aparte de las limitaciones relacionadas con la nacionalidad o residencia (Israel, Méjico, Tailandia), religión (Israel), estado civil y orientación sexual (algunos estados de Estados Unidos), la cuestión más importante tiene que ver con su remuneración. California, Grecia y Ucrania serían los únicos lugares donde no existe prácticamente ninguna limitación.