Según informa el centro hospitalario, los anestesiólogos han constatado la existencia de determinados factores que inciden en la conversión del dolor agudo en crónico tras una cesárea. A los ya identificados en un trabajo anterior (trabajo en el parto y tipo de incisión quirúrgica), los investigadores suman ahora la lactancia materna como factor protector frente a este dolor.

Los resultados de la investigación han mostrado que la lactancia materna más allá de los 2 meses puede proteger frente a la presencia de dolor crónico tras una cesárea. Los autores del estudio llevaron a cabo un seguimiento de 139 madres a las 24 y 72 horas de someterse a una cesárea y a los 4 meses siguientes.

La Asociación Andaluza-Extremeña de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor ha reconocido otras 2 investigaciones de los profesionales de Anestesiología del centro sevillano. Por un lado, ha premiado una comunicación que analiza si la mejora de la información suministrada al paciente sobre el manejo del dolor agudo posoperatorio facilita el control de esta patología.

Los resultados de este segundo trabajo demuestran que facilitar información y mejorar la educación del paciente sobre el manejo del dolor posoperatorio agudo puede ser clave para un mayor control de esta patología. El tercer trabajo, que también ha sido galardonado, se centra en el dolor de pacientes ginecológicas con el objetivo de conocer el grado de dolor en reposo o movimiento de las pacientes intervenidas y así analizar los tratamientos analgésicos empleados.