Así lo ha explicado a La Voz de Galicia el jefe del servicio, Ángel Concha, según el cual un hospital como el coruñés está “obligado” a contar con un “buen biobanco”. Para ello, el centro está ya recibiendo material cedido por numerosos pacientes. Se trata de muestras líquidas y tisulares de las que se puede extraer mucha información.

Ese material, además, lleva datos clínicos asociados que le aportan un valor extra, siempre manteniendo la confidencialidad y la bioseguridad. Los responsables del biobanco se encargan de garantizar que se hace un buen uso de ese reservorio, así como que siempre se guarda una parte de la muestra por si el paciente vuelve a necesitarla.

Concha es el impulsor del Banco Andaluz de Células Madre, el primero de España y uno de los primeros de Europa. En 2013, cuando llegó al CHUAC, retomó el proyecto de creación del biobanco, que ahora quiere ampliar con el reservorio de muestras de cáncer de cuello de útero.