Durante la jornada, dirigida por Alfonso Vidal, jefe de Servicio de Anestesia y Coordinador de la Unidad del Dolor del centro, se hizo una reflexión sobre el dolor exponiendo que la conciencia del dolor siempre proviene de la experiencia de cada persona. “La perspectiva que tenemos cada uno ante el dolor condiciona cómo se van a vivir este tipo de situaciones”, ha explicado el doctor Vidal.

El especialista aprovechó este encuentro con pacientes para rebatir algunos mitos que existen sobre la analgesia epidural. En este sentido, Alfonso Vidal negó que la epidural impida la lactancia materna. Asimismo, afirmó que las mujeres que han sufrido un pinzamiento en la columna pueden recibir la epidural y aclaró que, administrada en el momento preciso, puede acelerar el parto, especialmente cuando la cabeza del bebé está empujando sobre el cuello del útero.

Vidal ha añadido que en ciertas ocasiones puede ralentizar el proceso, pero esto solo sucede cuando clínicamente el parto aún no ha comenzado. No obstante, existen situaciones en las que, a pesar de no haberse iniciado el parto, el dolor provocado por las contracciones aconseja la administración de la epidural, concluye.