Según explican los autores, la vulnerabilidad al estrés oxidativo de los espermatozoides ha llevado a utilizar antioxidantes en varones con infertilidad idiopática. El trabajo tenía como objetivo analizar los resultados de esta terapia en dicha población.

Para llevarlo a cabo, se estudió de forma retrospectiva a 133 hombres con infertilidad idiopática que consultaron entre 2010 y 2014; tenían 36 años de media. 35 eran oligozoospérmicos, 99 astenospérmicos y 23 teratospérmicos.

Se utilizó el test de Wilcoxon para comparar los parámetros seminales antes y después del tratamiento y el coeficiente de correlación de Spearman para analizar la correlación entre variables pretratamiento y la mejoría seminal.

Los investigadores encontraron mejoría significativa en el número total de espermatozoides, las formas progresivas y las formas normales después de 3 meses de tratamiento antioxidante. Según los autores, los hombres con mayores alteraciones en el seminograma podrían obtener un mayor beneficio de esta terapia.