Dolors Riera comenzó su carrera universitaria en septiembre de 1874 y la terminó en 5 años, pero no obtuvo permiso para hacer el examen de licenciatura hasta abril de 1882, 8 años después. Su carrera la aprobó con excelentes notas, 4 días después de la catalana Martina Castells Ballespí.

Especializada también en Pediatría, su tesis se tituló De la Necesidad de encaminar por una nueva senda la educación higiénico-moral de la mujer. Las siguientes mujeres médicas fueron María Elena Maseras y Martina Castells, pero solo Dolors ejerció la profesión y tuvo una consulta en la capital catalana durante 25 años.

Además, fue profesora de higiene doméstica en la Academia para la Ilustración de la Mujer, fundada por Esmeralda Cervantes, y autora de textos divulgativos centrados en mejorar la calidad de vida de las mujeres, sobre todo después de la maternidad. Este mes de abril hace, por tanto, un pequeño homenaje a la primera mujer médica licenciada en España.