Estudios anteriores habían relacionado las horas de sueño con el riesgo de mortalidad entre las personas sanas, pero no habían analizado cómo afecta a la supervivencia en las mujeres con cáncer de mama, apuntan los autores del estudio.

La investigación partió del registro de la media de horas de sueño de 3.682 pacientes con cáncer de mama. La edad media de los participantes era de 64,9 años y el 91,7% estaban en estadio I o II. Los resultados mostraron que las mujeres con cáncer de mama que dormían más de 9 horas por noche tenían un riesgo más alto de mortalidad que las mujeres que dormían 8 horas.

Los autores del estudio detectaron que aumentar las horas de sueño y las dificultades para lograr un sueño regular incrementa el riesgo de mortalidad por todas las causas. Con estos resultados, los investigadores concluyen que diversas facetas de sueño se asociaron con mayor riesgo de todas las causas de mortalidad. En caso de repetirse, estos hallazgos apoyan la evaluación de la duración y las dificultades para dormir pacientes con cáncer de mama para identificar aquellos en riesgo de peores resultados.