Las mujeres cuya glándula tiroides funciona a niveles normales bajos, es decir, de forma muy levemente hipoactiva, pueden ver afectada su fertilidad, según un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard que revisó los casos de 187 parejas estériles por causa desconocida y un grupo de control de 52 parejas en las que el hombre tenía un conteo espermático extremadamente bajo.

Más de una cuarta parte de las participantes (27%) mostraba niveles de la hormona estimulante de la tiroides (HET) en el rango normal alto -de 2,5 o más-, lo que indicaría una menor actividad de la tiroides;  frente a un 13,5% de las mujeres del grupo de esterilidad masculina.

Es decir, las mujeres ccon esterilidad no explicada tenían, aproximadamente, el doble de probabilidades de tener niveles más altos de HET que las que no concebían debido a problemas con el conteo espermático de su pareja.

No obstante, esta asociación aún no ha demostrado ser causal. “Lo que no sabemos es si administrar la hormona tiroidea a alguien que está en esta situación mejorará las posibilidades de concepción”, resume la doctora Pouneh Fazeli, neuroendocrinóloga en el Hospital General de Massachusetts.