Al afirmar que la mujer puede ser más adicta a la cocaina, el estudio pretende cambiar la forma de verla adicción, “ya que gracias a nuestra investigación se sabe que la mujer tiene más posibilidades que el hombre de desarrollar adicción a la cocaína, por lo que necesitarán una atención especial durante su rehabilitación”, dice Erin Calipari, una de las autoras del estudio.

Los autores del estudio señalan que este hallazgo debe tenerse en cuenta en los procesos de rehabilitación, ya que reajustar el ciclo hormonal de la paciente puede ser un primer paliativo para la adicción. El equipo explica que decidieron embarcarse en esta investigación tras observar en la literatura médica que la mujer parecía experimentar mayor adicción a la cocaína que el hombre con solo probarla una vez. “Debemos de continuar nuestra investigación, porque creemos posible que el ciclo menstrual también amplifique el efecto de otras drogas”, indica Calipari.

Para la investigación sobre la adicción a la cocaína durante la menstruación, el equipo ha utilizado ratones, que parecen tener reacciones a las drogas muy parecidas a las humanas. Los científicos fijaron pequeños sensores de fibra óptica para leer áreas específicas del cerebro, incluidos los canales relacionados con la segregación de dopamina. Los grupos de estudio fueron divididos por género, y el femenino, en 2 subgrupos de hembras en periodo de menstruación y otras sin estar en el periodo.