Esta revisión, la más compleja realizada hasta día de hoy que incorpora a las mayores de 40 años en los estudios, concluye que sí está recomendado que las mayores de 40 años tomen anticonceptivos hormonales. Hasta ahora, la evidencia científica procedía de estudios en los que se tomaba como muestra a las menores de 35 con anticonceptivos hormonales.

Los anticonceptivos estaban limitados a las mujeres jóvenes porque la edad incrementa el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares o metabólicas. La investigación concluye que los nuevos anticonceptivos están realizados con hormonas naturales, lo que reduce los riesgos entre las consumidoras de cualquier edad si están sanas antes de empezar a tomarlos.

Los beneficios observados en las más jóvenes se han constatado en las más mayores, que además tienen la ventaja de ver mejorado su ciclo ovárico si estaba alterado o reducido el sangrado menstrual abundante. El artículo se ha publicado en la revista científica Maturitas, y es la segunda parte del que ganó el Premio Nacional de Anticoncepción en 2014.