Este estudio quiere ofrecer una técnica menos invasiva para resolver problemas de esterilidad que parece ofrecer buenos resultados mediante la fecundación in vitro después de colocar un muelle. La investigación forma parte de la tesis doctoral de Patricia Silva Zaragüeta, ginecóloga del hospital, que estuvo dirigida por el jefe de servicio de ginecología, José Luis Bartha, y Alicia Hernández, también ginecóloga.

Desde julio de 2009 hasta diciembre de 2014, el Hospital La Paz examinó la efectividad del dispositivo en 72 pacientes de edades comprendidas entre 25 y 40 años. Después, se sometieron a fecundación in vitro y se logró una tasa de nacimientos del 21%, tal y como informan desde el propio hospital.

Implantación en consulta

Esta técnica que intenta solventar los problemas de esterilidad se realizó en pacientes con esterilidad derivada de hidrosalpinx, una alteración en las trompas de Falopio que produce una dilatación causada por acumulación de líquido (tóxico y que impide la implantación del embrión). Esta acumulación de líquido es una de las formas clínicas de esterilidad más frecuentes que afecta a entre 10-30% de mujeres. Si este dispositivo se implanta en la trompa, se obstruye y se evita que el líquido perjudique el embrión.

El dispositivo, llamado Essure, se implanta en consulta mediante una histeroscopia, por lo que evita el quirófano, la anestesia y el hecho de tener a la paciente hospitalizada. Además, la tasa de incidencias es baja, según aseguran desde el hospital, y es un método rápido que no duele al paciente.

Hasta ahora, el muelle, de 40 m de largo, 0,8 mm de diámetro plegado y 2 mm de diámetro desplegado se había implantado a más de 750.000 personas como método anticonceptivo. Con una mínima intervención, se introduce en las trompas de Falopio para que inflame el tejido hasta que la trompa se obstruya e impida el paso de los espermatozoides, una alternativa a la ligadura de trompas.