El Hospital Mancha Centro de Alcázar de San Juan (Ciudad Real) ha realizado más de 650 mamografías gracias su mamógrafo digital con tomosíntesis, cuyo funcionamiento comenzó el pasado mes de abril. Jesús Fernández, consejero de Sanidad, señaló lo importante que era esta herramienta radiológica para la detección precoz de la patología mamaria, según informan desde la agencia EFE.

El consejero señaló la importancia de la tomosíntesis a la mamografía debido al aumento de la sensibilidad de estudios para localizar lesiones mamarias, sobre todo en las mamas densas. Esto implica una mejora considerable en la tecnología que detecta el cáncer de mama, según informa la consejería en nota de prensa.

El mamógrafo digital con tomosíntesis supone un refuerzo para el protocolo de acto único, que debe activarse cuando una paciente se realiza una mamografía, estudiada inmediatamente por el equipo radiológico. Así, se descarta la patología mamaria o se sugiere al paciente que se realice nuevas pruebas diagnósticas. Si en una mamografía se detecta la existencia de una patología, acto seguido la paciente entra en un circuito en el que se le hacen más pruebas para profundizar en el diagnóstico. Entre las pruebas a las que se somete la paciente están la biopsia o la ecografía.

Esta prueba diagnóstica está incluida en el convenio del Ejecutivo regional con la Fundación de Amancio Ortega, perteneciente al Plan de Renovación de Alta Tecnología Sanitaria con el que se pretende renovar el equipamiento tecnológico de la sanidad pública regional. Este plan permitió, además, renovar la resonancia magnética a finales del año 2016. A principios del 2017 se añadió un TAC de 16 cortes para aumentar en un 100% el número de estudios diagnósticos comparados con los que se hacía con un equipamiento obsoleto.