Mujeres mayores de 40 años

Aumenta el número de mujeres mayores de 40 años que pueden ser madres con sus propios óvulos. Según los últimos estudios, más del 30% de las mujeres de entre 41 y 44 años pueden ser madres. Lo consiguen sin necesidad de recurrir a la donación de óvulos. Hasta ahora, este porcentaje se situaba en el 15%. No obstante, debido a los protocolos personalizados y a la repetición de los tratamientos esta cifra se ha incrementado.

Estudio

El estudio, elaborado por investigadores y médicos israelíes y estadounidenses del que se hace eco la revista Reproductive Biomedicine Online, reseña que la tasa cumulativa de nacimiento de hijos sanos alcanza el 29% después de 6 tentativas. Asimismo, alcanza hasta el 34% después de repetirlo 13 veces. Los ciclos repetidos de FIV tienen un coste elevado. En Israel, el Estado asume el coste del tratamiento hasta los 45 años. Por tanto, se trata de una opción aceptada por la mayoría de las pacientes.

En Israel, el Estado asume el coste del tratamiento hasta los 45 años. En España, para las parejas representa un esfuerzo económico mayor.

Por otro lado, en España, esta acumulación de tentativas representaría un esfuerzo económico mayor para las parejas. Además, la falta de información, el coste económico y el temor exagerado a tener un niño con anomalías congénitas provoca que las mujeres de más de 40 años opten a menudo por la ovodonación. Así, se refleja en un estudio publicado este enero en la revista Acta Obstetricia et Gynecologica Scandinavica.

La investigación demuestra la ausencia de diferencias significativas en la prevalencia de defectos congénitos entre niños nacidos utilizando los propios óvulos de pacientes y los óvulos donados por mujeres más jóvenes. Además de la repetición de los tratamientos de fertilidad, la utilización de protocolos estrictamente personalizados para cada pareja, como el protocolo CARE (Customized Assisted Reproduction Enhancement), ofrecen tasas elevadas de éxito, como confirma el trabajo liderado por el doctor Jan Tesarik en la revista Human Reproduction.

Protocolo CARE

El protocolo CARE incluye la utilización de la hormona de crecimiento para mejorar la calidad de los óvulos. También realiza una evaluación minuciosa de todos los factores, tanto del origen femenino como masculino, que podrían disminuir la probabilidad de éxito independientemente de la edad de la mujer.

“Se necesita atender el problema principal, la edad de la mujer y su baja reserva ovárica”.

Según el doctor Tesarik, para alcanzar un resultado óptimo en situaciones difíciles “se necesita atender el problema principal, la edad de la mujer y su baja reserva ovárica». También permite controlar posibles problemas asociados que, a veces, pueden considerarse banales”. Por esta razón, la aplicación de CARE “nos permitirá igualar los resultados de los médicos israelíes». Además, «lo hacemos con menos repeticiones de los tratamientos, con menos coste y de manera amigable con los pacientes”.