El programa Primer Impacto ayuda a afrontar el diagnóstico del cáncer.

El programa Primer Impacto ha dado sus primeros pasos en el Hospital de la Plana (Castellón). Según informa la Generalitat valenciana, ya se han establecido los procedimientos para su puesta en marcha. Desarrollada con la colaboración de la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer), esta iniciativa se dirige a los recién diagnosticados de cáncer.

Un sistema informático y una agenda interactiva permiten derivar a los pacientes a este programa. El programa Primer Impacto está liderado por psicooncólogos especialistas en atención integral de personas con cáncer. Tal y como explica la Generalitat, estos especialistas están presentando el proyecto a los diferentes servicios médicos del hospital. La finalidad es establecer los canales de derivación de pacientes.

Atención integral

Por el momento, los servicios que en los que ya funciona este programa son Cirugía y Ginecología. No obstante, está activo para el resto de especialidades clínicas. El programa Primer Impacto ofrece una atención integral e inmediata a la persona con cáncer y sus familiares. Este servicio comienza desde el momento en el que conocen su diagnóstico. El objetivo es ofrecerles el seguimiento clínico y el apoyo de los profesionales de la AECC.

El programa da comienzo con la derivación por parte del personal facultativo y permite reducir el impacto emocional del diagnóstico oncológico. Asimismo, facilita la identificación de necesidades sociosanitarias y ofrecer los recursos asistenciales más adecuados. El convenio entre el Hospital de la Plana y la AECC incluye, además, la presencia en el centro de un equipo de voluntariado oncológico. También dispone de una oficina de atención.

La AECC recuerda que el diagnóstico de cáncer tiene repercusiones en todas las esferas de la vida de una persona. Incide en el entorno social, laboral, económico y familiar. De hecho, entre un 25 y un 35% de la población oncológica presenta alteraciones psicológicas derivadas del proceso de la enfermedad, concluye la Generalitat.