El Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Vall d’Hebron ha entregado más de 400 cajas “Un poco de ti”, como parte del programa de atención al duelo perinatal que ofrece el centro. La iniciativa, que surgió hace ya año y medio, no solo sirve de apoyo emocional a las mujeres que han perdido un hijo durante la gestación; también contribuye a reconfortar a los profesionales que acompañan a las madres en este proceso.

Según cifras del centro, Vall d’Hebron atiende una media de 300 muertes fetales al año, ya sea por interrupción legal del embarazo o por la pérdida accidental del hijo durante la gestación. Esta cifra incluye las pérdidas fetales tempranas -menos de 22 semanas de gestación y/o 500 g- intermedias -entre las semanas 22 y 28 y/o entre 500 y 999 g- o tardías -más de 28 semanas o más de 1 kg-.

“Cuando un mujer ingresa por alguna de estas razones, se le asigna a un profesional de referencia” explica Isabel Salgado, matrona y supervisora de Enfermería del servicio donde se lleva a cabo la iniciativa. “Una matrona la acompaña durante todo el proceso, proporcionándole medidas de confort y los cuidados necesarios para que tenga una experiencia lo menos traumática posible”. Entre estos cuidados se incluye la tarea de normalizar la situación de duelo.

Para ello, “la matrona ofrece información sobre qué sucederá los próximos días y le habla de la caja”, explica Salgado; “se trata de cajas reutilizadas que nosotras mismas forramos con papel decorativo y adornos; compramos los materiales y, cada vez que tenemos un rato libre, lo dedicamos a irlas confeccionando”. Cuando llega el momento, la matrona ayuda a la paciente a decidir qué pondrá dentro de la caja “Un poco de ti”: una frase, un gorrito, la pulsera con el nombre del nonato, etc.

“Si en casa hay algún hermanito, también puede participar dejando un objeto de recuerdo”, sugiere la supervisora, para quien la confección de la caja también supone un apoyo emocional. “Reconforta el poder colaborar en un recuerdo para alguien que está pasando un mal momento”, comenta. Además de la iniciativa “Un poco de ti”, la unidad tiene en cuenta otros aspectos de apoyo, como el de minimizar al máximo las interrupciones en la habitación o tratar de mantener aislada a la madre, ya que, en zonas próximas, otras mujeres están dando a luz.