Según explica el estudio, casi todas las mujeres que participaron como sujetos en la investigación presentaron algún indicio de trastorno temporomandibular, que está relacionado con el patrón menstrual y con las categorías del test de Krogh-Paulsen. Los expertos revelan que, en la posmenopausia, las mujeres con un síndrome climatérico muy severo presentan esta disfunción.

El estudio ha utilizado un análisis observacional descriptivo de corte transversal en 200 mujeres con síndrome climatérico. Las pacientes fueron estudiadas en el Policlínico Docente Universitario “Velado”, de la isla caribeña. La investigación se desarrolló desde enero de 2014 a enero de 2015. El objetivo de los científicos era caracterizar los trastornos temporomandibulares en las mujeres climatéricas para desarrollar un protocolo de tratamiento.

Los signos y síntomas que predominaron fueron el chasquido o crujido seguido en cantidad del deslizamiento lateral, el dolor y el deslizamiento anterior. Casi todas las mujeres estudiadas presentaron algún indicio de trastorno temporomandibular. La mitad de las que tenían ciclos menstruales irregulares fueron clasificadas con disfunción, y los resultados fueron muy significativos los resultados.

La mayoría de las mujeres se encontraban en la posmenopausia temprana. En la posmenopausia tardía fue donde se identificó a la mayoría de las sanas, pero los resultados también fueron poco relevantes. Las mujeres con un síndrome climatérico muy severo presentaron grandes signos de disfunción en su gran mayoría y a su vez las que solo tuvieron una severidad leve o fueron asintomáticas se clasificaron como sanas.