El especialista comunicó que la técnica se había aplicado en 34 casos desde marzo de 2016, tanto en su hospital como en el Ambulatorio Lope de Vega, con buenos resultados. Tanto Haimovich como su compañero Luis Alonso presentaron a primeros de mayo el Congreso Científico Internacional de Histeroscopia, respaldado por las sociedades científicas internacionales.

La técnica se ha creado gracias a histeroscopia, un método que facilita que el ginecólogo vea el interior del útero por una endoscopia, y detecta problemas como la endometriosis crónica o el istmocele, un defecto de cicatrización asociado a la infertilidad. Además, ha ayudado a revelar recientes clasificaciones de malformaciones uterinas, entre ellas, el útero dismórfico.

Alonso comentó que se estima que el 50% de las mujeres mayores de 50 años tiene miomas, y de las menores, entre un 40 y un 70%, lo que dificulta el embarazo y produce sangrados. En el caso de mujeres con sangrados anormales y dificultades para concebir, esta técnica reduce los miomas en un 77%, al igual que los pólipos y la eliminación de las molestias.