De ellos, el 50% muere antes de cumplir los 20 años debido a la situación de pobreza en la que se ven inmersos y a la falta de tratamiento. Según indican los expertos, 4 millones de indios son portadores de la talasemia y, actualmente, más de un millón de personas lo padecen. Un estudio llevado a cabo por Metropolis Healthcare, un laboratorio indio de análisis clínicos, demostró que 1 de cada 2 mujeres indias tiene anemia.

Debilidad, fatiga, deformidad en los huesos, aspecto amarillento de la piel, riesgo de infección, problemas cardiovasculares y sobrecarga de hierro son algunos de los síntomas que experimentan los pacientes con esta patología, considerada como la enfermedad genética más común transmitida de padres a hijos. Las autoridades sanitarias de India todavía no han puesto en marcha programas para controlar la talasemia a nivel nacional, según confirman los científicos.

Actualmente, los tratamientos disponibles incluyen transfusiones de sangre, trasplantes de médula ósea, quelantes del hierro y cirugías para extirpar el bazo o la vesícula biliar. No obstante, India ha puesto en marcha un programa para combatir la anemia, en general, especialmente, en adolescentes y niños, en los que es habitual la falta de hierro: un 50% de las niñas tiene esta deficiencia y un 33% de los niños tiene anemia.

Por este motivo, India proporciona un suplemento de hierro y ácido fólico para todos los jóvenes de entre 10 y 19 años; unos 253 millones de adolescentes, aproximadamente, según estima el Ministerio de Sanidad y Bienestar Familiar indio. Cada 6 meses los adolescentes también reciben albendazol a través de la escuela. No obstante, todavía queda mucho por hacer para mejorar el tratamiento de la talasemia, según indican los especialistas.