El Servicio de Hematología y la Dirección de Enfermería del Hospital de Getafe ha implantado este mes un programa de autocontrol del tratamiento anticoagulante por el que algunos pacientes reciben formación para que se les pueda hacer un seguimiento mediante consultas externas. Gracias a ello, los pacientes logran una mayor autonomía en su vida, según informa la Consejería de Sanidad de Madrid.

A través de dicho programa, los pacientes conocen su nivel de coagulación (INR en plasma) mediante un coagulómetro portátil que permite una punción capilar digital. Los propios pacientes modifican su tratamiento según unos algoritmos que informan sobre los niveles de dosificación y rango terapéutico. Así, los viajes y las vacaciones son posibles y se reduce el número de desplazamientos al hospital.

Por otra parte, es beneficioso en otros aspectos pues disminuye el absentismo laboral y mejora la satisfacción de los trabajadores. Según informa la Consejería de Sanidad de Madrid, los estudios recientes sugieren que los pacientes que tienen un autocontrol del tratamiento anticoagulante mejoran sus niveles de coagulación respecto a aquellos con un control tradicional debido a que, con este tipo de programas, aumenta la frecuencia del seguimiento.  

Además, el Hospital de Getafe destaca que los pacientes con autocontrol de su coagulación tienen hasta un 50% menos de complicaciones graves, tanto hemorrágicas como trombóticas. Además, tienen menos probabilidades de morir que los pacientes sometidos a un control tradicional. Actualmente, entre 350.000 y 400.000 personas reciben un tratamiento anticoagulante oral, lo que equivale a un 1% de la población española.

El Hospital de Getafe ha establecido como objetivo potenciar el empoderamiento del paciente e incrementar su autonomía y satisfacción. Además de mejorar el control de la coagulación, las consultas externas evitan que se produzca un colapso de este tipo de servicios y que las citas se ofrezcan con menos tiempo entre una y otra sesión, lo que redunda en beneficios para los pacientes y profesionales sanitarios.