“El trabajo en red permite optimizar los recursos del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha y ponerlos a disposición del paciente. Al ciudadano lo que le interesa es ser atendido lo más rápido posible en el lugar y de la manera más adecuada”, segura Jesús Fernández Sanz, consejero de Sanidad, tras reunirse con los profesionales del Servicio de Hematología del Hospital de Talavera.

Este proyecto es posible gracias a la adquisición del citómetro de flujo de 8 colores por parte del Servicio de Hematología del Hospital de Talavera. Dicho equipo ha logrado incrementar el número de diagnósticos llevados a cabo por el centro, lo que ha optimizado el tiempo de los profesionales sanitarios y la toma de decisiones de los tratamientos convenientes.

“La citometría de flujo ofrece una rapidez y una sensibilidad muy significativas, lo que hace posible establecer un diagnóstico rápido, claro y fiable en un gran número de patologías hematológicas”, señala Fernández Sanz. Los centros que forman parte de esta red de trabajo remitirán las muestras biológicas de sangre y biopsias al Hospital de Talavera para poder establecer el diagnóstico.

No es necesario que las muestras se transporten en contenedores especiales; únicamente que no estén en contacto con la luz. Dichas pruebas pueden ser evaluadas hasta 24 horas de la extracción. En la fase piloto, el Hospital de Talavera ha realizado más de 70 pruebas, categorizadas en función de urgentes (mismo día), en los casos de sospecha de cáncer hematológico, y no urgentes (máximo 15 días).