Según explican los autores, miembros de los servicios de Hematología y Hemoterapia y de Análisis Clínicos del citado centro, la macroglobulinemia de Waldenström es un linfoma linfoplasmocítico caracterizado por una proliferación monoclonal de linfocitos B productores de inmunoglobulina M que infiltran la médula ósea.

Esta patología tiene manifestaciones neurológicas, normalmente consecuencia del fenómeno de hiperviscosidad o de neuropatías desmielinizantes mediadas por inmunoglobulina M. Cuando la afectación neurológica es debida a la infiltración del sistema nervioso central por las células linfoplasmocitoides, se produce el llamado síndrome de Bing-Neel, que tiene baja prevalencia y varias manifestaciones clínicas.

En el artículo, los investigadores explican el caso clínico de una mujer de 76 años con antecedentes de macroglobulinemia de Waldenström que presentaba un cuadro neurológico repentino de alteración del lenguaje y torpeza en la mano derecha. Finalmente se diagnosticó un síndrome de Bing-Neel.