Los antiplaquetarios actuales, como la aspirina, clopidogrel o los inhibidores de la glucoproteína IIb/IIIa, pueden ser eficaces para reducir la formación de coágulos de sangre. Sin embargo, dichos tratamientos aumentan el riesgo de hemorragia y de sangrado excesivo en caso de lesión. En este caso, los científicos han demostrado que las plaquetas que carecen de GPVI no tienen la capacidad de formar coágulos y podrían prevenir las hemorragias.

Antiplaquetario igual de eficaz

Así, Jane Tseng, autor del estudio, considera que un medicamento basado en el veneno de serpiente podría allanar el camino para crear un fármaco antiplaquetario igual de eficaz, pero sin causar un sangrado excesivo. Otros científicos también están investigando para crear tratamientos a través de otro tipo de animales, como las arañas, los dragones de komodo o las ranas, entre otros.

Los ratones tratados con esta proteína experimentaron una formación de coágulos de sangre más lenta en comparación con aquellos a los que no se les administró dicha molécula. Asimismo, los ratones que habían recibido la terapia a base de veneno de serpiente no sangraban durante un tiempo más prolongado que aquellos roedores no tratados.

“En general, el diseño de este tipo de molécula no dura mucho en el cuerpo. Por ello, es probable que se necesiten otras fórmulas o sistemas de administración para prolongar el tiempo de exposición al máximo en el cuerpo humano. El diseño también debe ser optimizado para asegurar que la molécula solamente interactúa con GPVI y no con otras proteínas que puedan causar reacciones no deseadas”, asegura Tseng.