La molécula hemo es un componente de la hemoglobina que se encarga de transportar oxígeno a los glóbulos rojos. Sin embargo, también desempeña un papel importante en el transporte de electrones en los procesos biológicos. Entre todos ellos, se encuentra el de la respiración celular. Aunque había indicios de que la producción de hemo podía estar afectada en la leucemia, “no se sabía nada sobre el papel de la biosíntesis de hemo antes de que lleváramos a cabo nuestro estudio”, asegura Schuetz.

La primera pista sobre el papel de hemo surgió de una búsqueda en la base de datos genómica del St. Jude Children's Research Hospital. En ella buscaron genes que estuvieran conectados en la leucemia mieloide aguda que está impulsada por un oncogén llamado MYCN. Este gen es un interruptor de otros genes. Asimismo, identificaron un gen llamado UROD que se activa en los casos de leucemia, un hallazgo importante debido a que UROD se encarga de sintetizar hemo, entre otras funciones.

Relief-valve, otra molécula involucrada

Las células que tenían una sobreactivación de MYCN consumían más oxígeno y dependían de la producción de hemo para autorrenovarse y para convertirse en células cancerosas. Así, los científicos comprobaron que la supresión de la producción de hemo o de otra molécula de hemo (relief-valve) impedía la autorrenovación de dichas células perjudiciales.

El bloqueo de la relief-valve no era nocivo en las células normales, según indican los investigadores. Los expertos eliminaron el gen de la relief-valve en modelos preclínicos de leucemia impulsada por MYCN y comprobaron que se producía una progresión más lenta de la enfermedad y una supervivencia más larga. Además, consideran que dicho mecanismo podría producirse en otro tipo de cáncer con vías sobreactivadas de hemo como el meduloblastoma.

Por tanto, y según explican Schuetz, se podrían utilizar 2 estrategias para tratar la leucemia mieloide aguda. La primera estaría centrada en UROD para reducir la biosíntesis de hemo, de manera que las células leucémicas dependientes de hemo se verían afectadas de manera selectiva. La segunda estrategia se focalizaría en inhibir la relief-valve al mismo tiempo que se administra una sustancia química precursora de hemo.