Este biomarcador (metiltioadenosina) mejora la predicción de muerte de los pacientes infectados por sepsis y ayuda a determinar a aquellos pacientes que podrían beneficiarse de terapias que pueden exacerbar o suprimir el sistema inmunológico, lo que pone las bases de nuevos tratamientos.

Según indica Dennis C. Ko, investigadora del estudio, esta área ha sido un “cementerio” de la industria farmacéutica, por los más de 100 ensayos clínicos fallidos enfocados en terapias que intentan modificar las respuestas anormales del cuerpo que se producen durante la infección. Sin embargo, “puede que estos ensayos clínicos fallidos no sean un fracaso del tratamiento, sino más bien un fallo del diagnóstico”.

"Con mejores biomarcadores, podemos identificar pacientes con sepsis en grupos con categorías más específicas y afinadas para probar de manera más eficaz los tratamientos e incluso, posiblemente, resucitar antiguos medicamentos” considerados como no efectivos, tal y como asegura Dennis.

En el estudio, los investigadores centraron su búsqueda en la metiltioadenosina, que se alimenta de la vía de recuperación de la metionina. Para ello, midieron los niveles de metiltioadenosina en 2 grupos independientes de pacientes: en supervivientes y no supervivientes de sepsis. Así, encontraron que los que murieron por sepsis tenían niveles elevados de la molécula, en comparación con el otro grupo.

Esta molécula predecía la muerte con un 80% de precisión, que es comparable con el sistema de clasificación de gravedad APACHE II (Acute Physiology And Chronic Health Evaluation II), una puntuación que se utiliza actualmente en hospitales. Tras este descubrimiento, los investigadores se preguntaron si se podía modificar el curso de la infección mediante la manipulación de los niveles de la molécula.

Los científicos observaron que los ratones infectados con Salmonella vivían más tiempo cuando se les administraba metiltioadenosina antes de la infección, lo que indica, según explican los investigadores, que la manipulación de la vía de recuperación de la metionina podría utilizarse para regular la respuesta inflamatoria que provoca la sepsis y mejorar, con ello, su pronóstico y tratamiento.