Este procedimiento experimental de diagnóstico, elaborado por el Instituto de Ciencias Médicas de la Universidad de Tokio, en Japón, consta de un programa informático con capacidad para analizar un gran volumen de datos médicos. El sistema, llamado Watson, comparó la información genética de la paciente con 20 millones de estudios clínicos oncológicos.

El diagnóstico que había recibido inicialmente la paciente, de 60 años de edad, fue leucemia mieloide aguda (LMA), motivo por el que fue tratada con distintos tratamientos oncológicos que, lamentablemente, empeoraron su estado sin poder determinar las causas. Por esta razón, el equipo médico decidió probar el sistema Watson.

Tras comparar la información genética, el sistema encontró que la paciente padecía leucemia secundaria, otro tipo de cáncer de médula ósea, lo que le proporcionó un tratamiento específico que mostró, por primera vez, mejorías en su enfermedad.

El método convencional de diagnóstico, en los distintos tipos de leucemia, se basa en análisis de la información genética de los pacientes y de los estudios clínicos disponibles. Esto puede derivar en un proceso largo y complejo debido al gran número de datos que se tienen que cotejar.

Por este motivo, un sistema informático que procese de forma automática los datos médicos personales y los compare con los de la bibliografía disponible puede suponer un gran avance médico, especialmente para aquellas enfermedades raras que cuentan con pocas herramientas disponibles para su prevención y diagnóstico.