Estos tumores han logrado nuevos enfoques terapéuticos gracias a la administración de fármacos epigenéticos. Estos tratamientos están basados en modificaciones moleculares que transforman la actividad genética en el desarrollo del cáncer. Este grupo de investigadores ha diseñado la molécula CM-272, que bloquea la actividad de 2 enzimas epigenéticas.

Estas enzimas están vinculadas con “el desarrollo de distintos tipos de tumores, la histona metiltrasferasa (G9a) y la ADN metiltrasferasa (DNMT1) de forma simultánea. Como consecuencia, induce la muerte célular de la leucemia mieloide aguda, leucemia linfoblástica aguda y linfoma no Hodgking".

Así lo han asegurado Julen Oyarzabal, director del Programa de Terapias Moleculares del CIMA, y Felipe Prósper, codirector del Servicio de Hematología de la Clínica Universidad de Navarra.  Según indican los investigadores, este estudio es el primer paso para el desarrollo de nuevos compuestos para pacientes con estos tumores, que podrían complementar a los tratamientos actuales.

La molécula “CM-272 se presenta como un fármaco selectivo y representa un nuevo enfoque terapéutico más seguro y eficaz para tumores hematológicos que actualmente tienen un mal pronóstico”, explican los científicos.

Los investigadores empezarán a centrarse en optimizar los compuestos para poder desarrollarlos a nivel clínico y examinar la posibilidad de combinarlos con otros tratamientos. Por otra parte, van a analizar si hay otros tumores que puedan ser tratados de manera eficaz con la molécula CM-272 para valorar si puede servir como complemento a otros tratamientos oncológicos.  

"Los estudios realizados demuestran que la mólecula CM-272 es capaz de aumentar la supervivencia en modelos in vivo de estos tumores”, aseguran los expertos.