Con respecto al actual sistema MIR, Ana Batlle, del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (Santander), cree que “se han quedado muy cortos los 3 años de formación específica de la especialidad de Hematología y Hemoterapia, lo que implica un importante déficit en la formación de nuestros futuros especialistas con respecto a otros países”.

En espera de la reactivación de la troncalidad, Batlle considera necesario que la SEHH siga defendiendo la integridad de la especialidad, ahora en peligro, así como un programa formativo de calidad con una duración y contenidos adecuados. Por su parte, Valentín Cabañas, del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca (Murcia), se ha referido a “la importancia de que una iniciativa de estas características esté respaldada por la SEHH”.

El curso ha sido impartido por adjuntos jóvenes, con un enfoque meramente práctico e interactivo. Su temario ha abordado asuntos básicos de la especialidad que pueden ayudar a los residentes a enfrentar diferentes situaciones de su profesión, desde que inician su formación hasta que comienzan a rotar por los diferentes servicios hospitalarios.

También se han aportado conocimientos para el desarrollo de las guardias y su formación diaria, incluyéndose aspectos no tan clínicos, como la comunicación de malas noticias, las estrategias de optimización de presentaciones orales o cómo escribir un artículo. El curso se ha llevado a cabo con el objetivo “de generar confianza en cada uno de los nuevos residentes y contribuir a que la Hematología española siga creciendo”, según explica Cabañas.