Concienciar sobre el alto impacto psicosocial de la trombocitopenia inmune primaria (PTI) es el objetivo principal de la sesión organizada por Novartis Oncology en el marco de la semana mundial de esta patología que se celebra hasta el 28 de octubre. La trombocitopenia inmune primaria es una enfermedad hematológica de baja prevalencia caracterizada por la reducción del recuento de plaquetas.

La sesión, titulada Conecta. Acercando perspectivas en torno a la PTI, pretende servir como punto de encuentro entre pacientes, familiares y profesionales sanitarios para que debatan y compartan experiencias en torno a la enfermedad. Varios especialistas de Hematología serán los encargados de ofrecer las claves para aprender a vivir con la enfermedad.

Otro de los puntos que abordarán durante la sesión es el impacto psicosocial de esta enfermedad. Tal y como asegura Soledad de Linares Fernández, psicóloga sanitaria y especialista en psico-oncología y cuidados paliativos en el Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada, el diagnóstico de la trombocitopenia inmune primaria y la aceptación es un proceso complejo y diferente para cada paciente.

La psicóloga ha explicado que estos pacientes experimentan sentimientos de miedo, ira y frustración, por eso es “fundamental” que se sientan acompañados. El tratamiento y seguimiento de la trombocitopenia inmune primaria es complejo lo cual repercute directamente a la calidad de vida de los pacientes.

Ana Moretó Quintana, especialista del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital Universitario de Cruces (Bilbao), asegura que la trombocitopenia es una enfermedad que impacta significativamente en la vida de los pacientes ya que deben extremar las precauciones para evitar sangrados cuando las cifras de las plaquetas son muy bajas.

Los hematólogos recuerdan que los pacientes de trombocitopenia inmune primaria requieren controles frecuentes y, en los casos más graves, necesitan ser hospitalizados para recibir determinados tratamientos y controlar las hemorragias. Esta enfermedad puede aparecer en la infancia o en la etapa adulta. Los pacientes con un recuento de plaquetas bajo deben tratar de evitar cualquier actividad que les ponga en riesgo de recibir golpes o heridas, concluye Novartis.