Los antagonistas de la vitamina K han sido el tratamiento de preferencia en la prevención de IAE en pacientes con fibrilación auricular no valvular. Gracias a ellos, el riesgo de ictus y de embolia sistémica se puede reducir hasta en un 65%. No obstante, se han evaluado otros anticoagulantes alternativos en los últimos años debido a que su uso presenta ciertas limitaciones, como monitorización sistémica y riesgos de sangrado.

El estudio presenta los resultados de 3 ensayos clínicos aleatorizados: ARISTOTLE, ROCKET-AF y RE-LY. En ellos se analizó la eficacia relativa y la seguridad de los nuevos anticoagulantes orales (apixaban, dabigatran y rivaroxaban) en comparación con warfarina en pacientes con fibrilación auricular.

Los 3 ensayos aleatorizaron un total de 44.563 pacientes, de los que 22.327 fueron tratados con nuevos anticoagulantes y 22.236 con warfarina. El tiempo de seguimiento medio osciló entre 657 y 730 días, y una edad media de entre 70 y 73 años. En todos ellos se mostró una eficacia similar a la warfarina en la prevención de accidente cerebrovascular y embolismo sistémico con un menor número de complicaciones en pacientes con fibrilación auricular no valvular. Por todo ello, su incorporación como tratamiento podría resultar útil para estos pacientes.