Después de evaluar posibles factores que pudieron influir en los 2.093 casos de linfoma Hodgkin encontrados (como el sexo, año de nacimiento, estatus socioeconómico, masa corporal etc.), se observó que los participantes nacidos en Israel tuvieron un 60% más de probabilidades de desarrollar este tipo de linfoma que aquellos nacidos en el extranjero.

El país de origen de los participantes era poco relevante, pues no se encontraban cifras igual de altas en participantes procedentes de Europa, Asia y África del Norte. Además, aquellos nacidos en Israel entre los años 90 y 2000, tuvieron un riesgo de desarrollar un linfoma de Hodgkin del 70%.

Puesto que Israel es una sociedad multiétnica en la que se produjo mucha inmigración (especialmente en 1948), el país de origen paterno no se tuvo en cuenta. De esta forma, se realizó una asociación independiente de la ascendencia con el objetivo de conocer si el linfoma podía estar causado por factores ambientales.

"A pesar de que todavía necesitamos más estudios para identificar las causas específicas de las altas tasas de linfoma de Hodgkin entre los israelíes nativos, nuestros resultados nos conducen a buscar posibles causas ambientales en Israel y los países vecinos. Estas causas pueden ser no solo las exposiciones ambientales, sino también la dieta, el clima, el entorno social y el estrés que puede estar relacionado con el conflicto regional crónico ", explica Levine Hagai, médico especialista en Salud Ambiental de la Universidad de Hadassah.

Israel es líder en el uso de pesticidas y contaminantes ambientales. Los investigadores sugieren que, la exposición a ciertos químicos o a un continuo estrés durante el embarazo, podría ser el factor que desencadene el riesgo de enfermedades oncológicas en israelíes, como el linfoma Hodgkin.