Ambos especialistas han pedido a la Administración que revalorice la labor de los tutores de Hematología “como primeros responsables del proceso de enseñanza y aprendizaje del residente”. Así lo han expuesto en calidad de coordinadores durante el V Encuentro Nacional de tutores de Hematología y Hemoterapia organizado por la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH).

“Por real decreto disponemos de la evaluación formativa mediante encuestas periódicas, de la memoria o libro del residente y de la evaluación sumativa de habilidades y aptitudes llevadas a cabo por los responsables de los servicios en los que rota el mir”, asegura Pascual.

En este sentido, la SEHH defiende el nuevo programa de la especialidad y considera que “es muy completo” y que “debe ponerse en marcha cuanto antes”. Este documento está basado en el currículum europeo de Hematología y cuenta con dominios y competencias específicas, además de las troncales y genéricas. Además, el escrito ha incorporado los correspondientes sistemas de evaluación.

En él, se incluyen los diferentes aspectos de la especialidad, como son la clínica de las enfermedades de la sangre benignas y malignas, el laboratorio de diagnóstico de las hemopatías, la hemostasia, el banco de sangre, el trasplante de médula ósea y otras terapias celulares. Según Navarro, las competencias “se han adaptado a las necesidades formativas de nuestro tiempo”.

Los tutores de Hematología deben “planificar y colaborar activamente en el aprendizaje de los conocimientos, habilidades y actitudes del residente a fin de garantizar el cumplimiento del programa formativo de la especialidad”, subraya Pascual.

Examen europeo de Hematología

Por otra parte, Navarro ha anunciado la puesta en marcha del primer examen europeo de Hematología durante el 22.º Congreso de la European Hematology Association (EHA), que tendrá lugar en Madrid, del 22 al 25 de junio. “La prueba es voluntaria, consta de 100 preguntas con respuesta múltiple y está dirigida a hematólogos de cualquier edad y país de origen”, afirma.

“Los profesionales que realicen este examen podrán contrastar sus conocimientos y obtener un certificado europeo si superan la puntuación mínima exigida”. Dicho certificado “les otorgará un sello de calidad extra para sus méritos curriculares y les facilitará la movilidad a la hora de buscar trabajo en otros países europeos”, apunta Navarro.