Los mayores de 75 años están infrarrepresentados en los ensayos sobre cáncer sanguíneo, mientras que los menores de 65 están representados en exceso, teniendo en cuenta que este tipo de tumores suelen darse con mayor frecuencia en mayores de 65 años. Es la conclusión de un estudio presentado en la reunión anual de la American Society of Hematology.

Según ha informado la sociedad, el estudio analiza datos de más de 44.000 pacientes inscritos en ensayos clínicos de tratamientos farmacológicos para cáncer sanguíneo que fueron evaluados por la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA). Se agruparon por franjas de edad y se comparó la presencia de cada grupo.

La mayoría de los pacientes participaron en ensayos sobre linfoma (45%), leucemia mieloide crónica (24%) o mieloma múltiple (22%). Los pacientes menores de 65 años estaban sobrerrepresentados en esos ensayos en comparación con la incidencia de esos cánceres en el grupo de edad.

Por el contrario, los mayores de 75 años representaban menos del 4% de los participantes en ensayos sobre leucemia linfocítica crónica pese a que el 29% de los diagnósticos se da en esta franja de edad. También estaban subrepresentados de forma significativa en los ensayos sobre linfoma, leucemia mieloide crónica y mieloma múltiple.

“No nos sorprendió ver que, en general, los adultos de 75 años y más no estaban suficientemente representados en los ensayos clínicos, ya que esto es común en los ensayos de cáncer, pero nos sorprendió la magnitud de la brecha”, ha señalado Bindu Kanapuru, investigador de la FDA.

Para el experto, esta infrarrepresentación de los mayores de 75 años en los estudios sobre tratamientos de cáncer sanguíneo tiene que ver con criterios como un historial de cánceres previos, comorbilidades o funcionamiento menos óptimo de órganos como el corazón o los riñones, que suelen servir para excluir de los ensayos a los ancianos frente a personas más jóvenes.