Esta molécula "supone una nueva aproximación terapéutica de gran importancia en el ámbito de las lesiones isquémicas producidas por la falta de circulación sanguínea en el cerebro o en el corazón, y también en los accidentes cardiovasculares y la anemia por enfermedad renal crónica o por quimioterapia", según explica Carles Galdeano, primer autor del artículo.

Según Galdeano, evaluar moléculas tiene un interés creciente en la elaboración de fármacos, ya que permite validar químicamente nuevas dianas farmacológicas de un modo selectivo y aportar compuestos químicos que rápidamente se pueden desarrollar como fármacos. Sin embargo, identificar y desarrollar con éxito estas moléculas es extremadamente difícil.

“La molécula VH298 es capaz de inhibir la interacción de proteína a proteína entre la enzima E3 ligasa VHL y el factor de transcripción HIF-1alfa, un proceso que desencadena de forma totalmente selectiva y controlada una cascada de procesos similares a los que se producen en las células que están sometidas a condiciones de hipoxia, es decir, de falta de oxígeno", ha detallado Galdeano.

Y ha añadido que “este trabajo valida, por primera vez, la proteína E3 ligasa VHL como diana terapéutica que puede ser modificada con fármacos. VH298 es capaz de aumentar los niveles de la hormona eritropoyetina en las células e incrementar así la cantidad de glóbulos rojos. En definitiva, es como si se administrara oxígeno a las células, pero a través de un tratamiento farmacológico”. El estudio se publica en la revista Nature Communications.