Determinar sus propios valores de referencia ayuda a un laboratorio a excluir con exactitud las deficiencias de folato y vitamina B12 en la población a la que da servicio. Así se deduce de un estudio de investigadores de los departamentos de Bioquímica Clínica y Hematología del Hospital Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina. Los resultados se han publicado en la Revista del Laboratorio Clínico.

Según explican los autores, los valores de referencia constituyen una de las herramientas más utilizadas en la toma de decisiones médicas y las sociedades científicas recomiendan a los laboratorios establecer sus propios valores de referencia. A pesar de ello, no se suele seguir la recomendación debido a los costes que supone y al tiempo y esfuerzo que hay que invertir en el proceso.

El trabajo tenía como objetivo establecer los valores de referencia en una población de donantes sanos mediante un método electroquimioluminiscente. Se midieron los niveles de folato y vitamina B12 de 141 individuos de entre 18 y 65 años. Se usó el analizador modular E170 de Roche Diagnostics para realizar los análisis bioquímicos. El cálculo de los intervalos de referencia se basó en las guías del Clinical & Laboratory Standards Institute.

Los resultados no mostraron diferencias entre sexos ni grupos de edad en los niveles de folato ni vitamina B12. Los límites de referencia fueron 2,2 y 18 ng/ml para el folato y 213,8 y 763,3 pg/ml para la vitamina B12. Estos valores de referencia difirieron de los propuestos por el fabricante.

De acuerdo con los investigadores del Hospital Nuestra Señora del Prado, estos resultados subrayan la importancia de obtener valores de referencia en la población a la que da servicio el laboratorio para excluir de manera inequívoca las deficiencias de folato y vitamina B12, en las que hay grandes diferentes entre poblaciones.