Por su parte, Air Europa no ha dado explicaciones del porqué de esta prohibición. Estas 2 son las únicas compañías que realizan vuelos de carga entre España y las Islas Balerares, lo cual complica las investigaciones en estas zonas. Los científicos atribuyen su bloqueo a reivindicaciones de carácter animalista, porque estas empresas no les dan ninguna explicación.

La consecuencia es que los científicos de Canarias se han quedado sin abastecimiento: la Universidad de La Laguna (ULL) y el Hospital Universitario de La Candelaria en Tenerife y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y el Hospital Universitario Doctor Negrín en Gran Canaria. Entre todos, suman en torno a una veintena de proyectos afectados.

Las investigaciones de estos centros se encuentran paradas en la actualidad, alteradas o definitivamente bloqueadas por falta de animales con los que investigar. Los científicos de centros españoles peninsulares tienen alternativas por tierra o con otras compañías. Un grupo de la ULL ya ha tenido que renunciar a una beca para investigar leishmaniasis, una enfermedad de perros que puede afectar a humanos.

El problema no afecta únicamente a las instituciones canarias, ya que un grupo de la Universidad de Alcalá de Henares necesita ratones para seguir llevar a cabo una investigación que ahora permanece bloqueada por esta razón. En Canarias crían sus propias camadas de ratones, ratas, etc. Pero hay animales específicos, modificados genéticamente o con intervenciones muy concretas, que son necesarios para estudiar detalles de estas enfermedades.