La Consejería de Salud y Familias ha creado un plan que revolucionará la asistencia a pacientes con enfermedades crónicas en Andalucía.

La Consejería de Salud y Familias ha creado un plan que revolucionará la atención de enfermedades crónicas en los pacientes de Andalucía. Este organismo trata de mejorar el modelo sanitario de Andalucía y entre sus prioridades se encuentra el abordaje de la cronicidad de los pacientes pluripatológicos.

Para ello, Jesús Aguirre, consejero de Salud y Familias, ha explicado: “Es fundamental la identificación de la población con enfermedades crónicas en función de su complejidad. Independientemente de la edad para establecer las intervenciones y recursos apropiados”.

Por este motivo, el objetivo es cambiar la mentalidad de la asistencia, ya que actualmente está focalizada en los pacientes agudos. El objetivo de la Consejería a corto plazo es la creación de este plan y la forma en la que se implantará en el Servicio Andaluz de Salud (SAS). Esta iniciativa pretende que las personas puedan mantenerse el mayor tiempo posible sanas.

Plan de atención de enfermedades crónicas

El objetivo de este plan es el fomento de la promoción de salud, autocuidado y participación de los pacientes y sus familias en la gestión eficaz de su salud. Además, pretenden implantar un nuevo modelo de atención domiciliaria, que incluya la atención en residencia. Esto permitirá mejorar la calidad asistencial y la seguridad de los pacientes que tienen enfermedades crónicas en fases avanzadas.

En este sentido, el consejero ha informado: “Cuando llegamos nos encontramos que había más de 500 000 andaluces que no estaban en las listas. Por eso, tuvimos que impulsar un plan de choque que está dando unos resultados muy positivos”.

Otras medidas que están establecidas en el plan son la creación de unidades de continuidad asistencial de las pacientes. Asimismo, se implantará la respuesta integral y adaptada a la cronicidad compleja durante el tiempo de hospitalización. Por otra parte, desde la Consejería insisten en la necesidad de reducir las listas de espera quirúrgicas y las de consultas de especialistas.

El plan de choque ha conseguir reducir la lista de espera de consulta en un 7,8% y las listas quirúrgicas en un 5%. Para ello, han decidido centrarse en los más de 32 000 pacientes que llevaban más de un año esperando para operarse.