La operación policial, llevada a cabo por la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) se ha desarrollado entre el pasado 30 de mayo y el 7 de junio en más de un centenar de países implicados en la trama. El método de trabajo de las aduanas, agencias reguladoras y empresas privadas, ha sido la verificación de los registros de los dominios web, la investigación de los sistemas de pago y el seguimiento de los servicios de entrega.

Gracias a estos organismos colaboradores, a los distintos cuerpos de policía y a la agencia policial de la Unión Europea (Europol), se han incautado productos de salud por un valor de 46,5 millones de euros entre medicinas, productos de higiene y de belleza. Además de las investigaciones remotas, unos 334.000 paquetes fueron intervenidos y revisados en las fronteras. Muchos contenían productos potencialmente peligrosos como pastillas para adelgazar, tratamientos para la disfunción eréctil o suplementos nutricionales.

Entre estos, las autoridades han encontrado también kits de detección de VIH de muy baja fiabilidad, equipos quirúrgicos y dentales falsificados, medicamentos contra el cáncer la diabetes, la malaria o el colesterol. Todos de baja o nula efectividad. Durante esta operación fue descubierto un laboratorio clandestino de esteroides en Austria y un alijo de 65.000 tabletas falsas de medicamentos contra la ansiedad en los bajos y las ruedas de un coche en Hungría.

En Singapur fueron recuperados varios cargamentos de esteroides anabólicos, pastillas para dormir, pruebas de embarazo y medicamentos para la infertilidad y la pérdida de peso, mientras en Myanmar se incautaron medicamentos ilícitos contra el cáncer. En Francia, la operación Pangea IX se ha centrado en recuperar productos defectuosos como condones, pruebas de embarazo y cremas para la iluminación y blanqueamiento de la piel.

Según publica en su página web la Dirección General de Aduanas e Impuestos Indirectos de Francia, “las cantidades decomisadas en aduanas van en aumento desde 2015”. La tendencia incluye las falsas recetas para conseguir morfina y psicotrópicos. Las cifras han quedado confirmadas por los resultados de las encuestas nacionales realizadas cada año por los Centros de Evaluación e Información sobre Farmacodependencia (CEIP).

La US Food and Drug Administration (FDA) también se ha pronunciado en este sentido, alertando contra la compraventa de dinitrofenol (DNP) en eBay. Este falso fármaco para perder peso ha acabado con la vida de una mujer en Reino Unido y ha dejado en estado grave a un ciudadano francés. “Elevar la concienciación pública sobre los peligros de comprar medicamentos online es esencial para acabar con la financiación de organizaciones criminales”, ha resumido la Interpol en una nota de prensa, “se están beneficiando a expensas de la salud de la gente”.