La representante del partido nacionalista Sinn-Fein, ha hecho pública la medida días después de tomar posesión en el nuevo gobierno de coalición con el Partido Democrático Unionista.

Se trata de la abolición definitiva de la prohibición, establecida en 1981 como parte del programa de lucha contra el sida y equipara la legislación autonómica a las directrices que desde hace 5 años siguen Inglaterra, Gales y Escocia.

El gobierno autónomo establece que los homosexuales podrán donar a condición de que hayan trascurrido 12 meses desde su último encuentro sexual con otro hombre.

Justifican esta especie de cuarentena al basarse “en la experiencia de todo Reino Unido” dice O, Neill, porque “la seguridad de las donaciones depende de dos factores: la selección de donantes y los exámenes de esa sangre. Ni siquiera el test más avanzado es 100% fiable y la primera responsabilidad es asegurar la seguridad de los pacientes”.

Sin embargo, señala, “la evidencia científica sugiere que el riesgo de contraer el virus a través de una donación es mayor cuando se establece un veto de por vida a los homosexuales que cuando la moratoria es de tan solo un año desde la práctica sexual”.

Algunos colectivos de defensa de los derechos LGTB (Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales) han manifestado la incoherencia de la situación, ya que “hasta el momento, Irlanda del Norte ha estado recibiendo sangre del resto del país, que perfectamente puede haber sido de personas homosexuales o bisexuales”.

Por su parte, Mark Durkan, representante del Partido Socialdemócrata y Laborista ha celebrado la que considera “una victoria del sentido común y la igualdad”.

Actualmente existe una lista de más de una veintena de países, según datos de 2015 facilitados por la cadena de noticias BBC, que mantienen algún tipo de restricción al respecto. Entre ellos: Alemania, Austria, Bélgica, China, Croacia, Dinamarca, Grecia, Israel, Malta, Noruega o Suiza.

La Luna Roja de Turquía establece por ejemplo que “los hombres que deseen donar sangre deben responder si tuvieron alguna vez sexo oral o anal con un hombre utilizando o no condón". Otros casos, como Canadá, establece una moratoria temporal de 5 años de abstinencia.